Home » Blog » La muerte de Sorky das Pont

La muerte de Sorky das Pont

La muerte de Sorky das Pont - ReyAdvocats

(Artículo publicado en la web derechoanimal, enero 2013).

Sorky das Pont era una caballo de carreras que según fuentes periodísticas pertenecía a la cuadra Hermanos Tous Roca. El pasado 30 de diciembre del 2012 Sorky das Pont murió desnucado en el hipódromo de Manacor, presuntamente mientras era golpeado por uno de sus propietarios que, al parecer, no quedó satisfecho con el rendimiento del animal en el transcurso de la que sería su última carrera. 

De quedar acreditados estos hechos podría deducirse una responsabilidad penal y una responsabilidad administrativa contra su autor. Estaríamos en el ámbito de la responsabilidad penal si resultara probado que Sorky das Pont, fue maltratado de forma injustificada con resultado de muerte. En este caso, el autor del crimen debería ser condenado en base al artículo 337 de nuestro Código Penal, que castiga con prisión de tres meses a un año e inhabilitación especial de uno a tres años a los que maltraten injustificadamente un animal doméstico o amansado causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud. 

Por otro lado, los mismos hechos podrían derivar en una doble responsabilidad administrativa: La que se sustentaría en el artículo 46.2.c de la Ley 1/1992, de 8 de abril, de Protección de los Animales que viven en un entorno humano, dictada por el parlamento de las Illes Balears que calificaría el suceso como una infracción grave y también, teniendo en cuenta que Sorky das Pont competía en carreras de trote, la que se sustentaría en la normativa deportiva. 

A ello quiero dedicar este artículo, pues según declaraciones del Presidente de la Federació Balear de Trot (FBT), Sr. Joan Llabata Cursach, recogidas por el Diario de Mallorca, si el autor de la muerte del caballo resultara ser su propietario dicho Órgano tendría muy poco margen de maniobra.

Veamos pues que protección ofrece la normativa deportiva a los caballos que como Sorky das Pont compiten en las carreras de trote de las Illes Balears. 

El trote es una disciplina ecuestre fomentada por la FBT, en las modalidades de trote enganchado y trote montado. La última carrera en la que participó Sorky das Pont fue organizada por la FBT. 

La FBT se rige por unos Estatutos que, a través de su artículo 4·1f, la facultan para ejercer la potestad disciplinaria sobre las personas físicas y/o jurídicas que configuran el ente federativo y las diferentes asociaciones vinculadas a su deporte. 

En estos Estatutos se prevé, artículo 54.2, que el ámbito de la potestad disciplinaria se extiende a las infracciones de las reglas de juego o de competición, a la conducta deportiva y a las normas de conducta asociativa respecto a las actividades y competiciones comprendidas dentro del ámbito de actuación de la Federación, tipificadas con carácter general en la Ley 3/1995, de 21 de febrero, del Deporte Balear, y las disposiciones estatutarias o reglamentarias específicas de cada una de las federaciones deportivas de las Illes Balears. 

En el artículo 56 de los citados Estatutos se tipifican las infracciones y en ninguno de sus apartados se menciona el maltrato a un caballo como conducta, cuanto menos, antifederativa. 

Si nos dirigimos a la Ley 3/1995, de 21 de febrero del Deporte Balear, que es a la que nos remiten los estatutos, descubrimos que fue derogada por la Ley 14/2006, de 17 de octubre, del deporte de las Illes Balears y que en este texto legal no se recoge tampoco ninguna infracción relacionada con el maltrato animal. 

Vayamos pues al Reglamento de Disciplina Deportiva de la Federació Balear de Trot, de fecha 27 de septiembre del 2008, que desarrolla la normativa disciplinaria, y los Estatutos. En el artículo 6 de este texto se indica que la potestad disciplinaria de la FBT alcanza, entre otros, a los propietarios de caballos. Es decir que si el responsable de la muerte de Sorki das Pont resultara ser su propietario la FBT está legitimada, según este Reglamento, para incoarle un expediente disciplinario. 

Podríamos considerar que como los hechos acontecieron fuera de la carrera o del estricto ámbito de la competición, la FBT carecería de potestad sancionadora en un asunto extra deportivo, pero erraríamos ya que, en el artículo 9 de su Reglamento de Disciplina Deportiva se establece que las infracciones en él recogidas se dividen en dos grupos, las derivadas de la propia competición y las cometidas fuera de ésta. 

Repasando el cuadro de infracciones del Reglamento resulta que considera  infracción muy grave las acciones agresivas, violentas o de crueldad efectuadas a los caballos constitutivas de malos tratos. Artículo 10·t). 

Las sanciones que se pueden aplicar ante este supuesto, según el artículo 14 consisten en: a) Inhabilitación a perpetuidad. b) Privación definitiva de la licencia federativa. c) Privación definitiva de los derechos de asociado. d) Suspensión o inhabilitación temporal por un período de hasta cuatro años. e) Privación del derecho de asociado por un período de uno a cuatro años. f) Multa de hasta 1.500 euros. g) Descalificación de la prueba .h) Prohibición de acceso a los recintos deportivos por un período de un año o más, hasta cinco. i) Clausura de recinto deportivo por un periodo de cuatro meses a un año. 

Tras este estudio debo concluir que si la FBT quiere actuar y se demuestra que Sorky das Pont murió a consecuencia de un maltrato inflingido por su propietario, la FBT dispone de un amplio abanico de sanciones para tomar medidas contra el mismo que irían desde la inhabilitación temporal a la inhabilitación a perpetuidad. 

Y, debo añadir, además, que según mi criterio y compartiendo la visión del Profesor José Manuel Ríos Corbacho, en su artículo “La incidencia del derecho penal en las lesiones deportivas”, la tramitación de este posible expediente disciplinario y la aplicación de una sanción deportiva, sería perfectamente compatible y acumulable con la tramitación de un proceso penal y su pena, llegado el caso, pues no entraría en juego el principio non bis in idem, ya que jurisprudencialmente se acepta que en la relación que se produce entre los deportistas y una federación el primero acepta, de manera voluntaria, tanto las reglas como las normas de cuidado que, con carácter convencional, se admiten en la práctica de dicha actividad. Por lo tanto, estaríamos ante un supuesto de identidad de sujeto, de hecho pero no de fundamento. Parte de la doctrina comparte este criterio al entender que la acumulación de una pena y una sanción administrativa puede darse por los diferentes bienes jurídicos que se protegen. En el caso que nos ocupa y, en el ámbito penal, la protección de los animales domésticos y, por lo que respecta al ámbito federativo, el buen orden deportivo. 

Documentación: 

1.- Diario de Mallorca:

 http://www.diariodemallorca.es/deportes/2013/01/04/seprona-abre-via-penal/818093.html

 2.- Estatutos de la FBT:

 http://www.federaciobaleardetrot.com/documentos/ESTATUTS_FBT.pdf

 3.- Reglamento de Disciplina Deportiva de la FBT:

http://www.federaciobaleardetrot.com/documentos/NUEVO_REGLAMENTO_DE_DISCIPLINA_DEPORTIVA.pdf

 4.- Código Penal.

 5.- Ley 14/2006, de 17 de octubre, del deporte de las Illes Balears.

 6.- Ley 1/1992, de 8 de abril, de de Protección de los Animales que viven en un entorno humano.

 7.- Doctrina: RÍOS CORBACHO, José Manuel. La incidencia del derecho penal en las lesiones deportivas. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología (enlínea). 2011, núm. 13-10, p. 10:1-10:20. Disponible en internet:

http://criminet.ugr.es/recpc/13/recpc13-12.pdf

ISSN 1695-0194 [RECPC 13-10 (2011), 29 nov]